13 junio 2012

True Blood s05e01

True Blood ha vuelto y de qué manera... Tras dejarnos completamente anonadados al final de la cuarta temporada con Debbie Pelt, la novia de Alcide irrumpiendo en casa de Sookie, Russell Edgington saliendo del asfalto donde se suponía que estaba muerto y bien muerto y Bill y Eric teniendo que lidiar con las consecuencias de la desaparición de la reina de Luisiana.



Los que nos hemos leído las novelas en las que se basa esta serie de la HBO que será estrenada en agosto por Canal + España, aunque nosotros pudimos asistir al preestreno el lunes pasado cortesía de Del Sofá Podcast, sabemos que hay alguna modificación entre una adaptación y otra pero no podemos más que aplaudirlas porque enriquecen la serie. Así que a pesar de saber cómo siguen las novelas estábamos con el alma en vilo para ver por donde seguían los tiros en la serie. Y no nos ha defraudado nada. 42 minutos en los que pasa absolutamente de todo a un ritmo "vampiresco" (todo pasa tan deprisa que casi no te da tiempo a enterarte) y en el que Alan Ball ( A Dos Metros Bajo Tierra) sienta las bases de lo que será esta temporada.

A ver: hemos tenido a vampiros, cambia-formas, ménades, brujas (con la grandérrima Antonia Gavilán de Logroño) y ¿ahora qué? ¿Hombres pantera? Lo que sí adivinamos ya en este primer episodio es que el status quo de varios personajes va a cambiar drásticamente.


Lo que sí tenemos por seguro es que habrá muchos más desnudos totalmente gratuito (porque, pillines, sabemos que es lo que más os gusta de la serie), más desmadre (porque es de las pocas series que sabe auto-pariodiarse tan bien y tomarse todo tan a broma) y esperemos que menos Sookie, porque francamente, nos cae bastante mal...


A Lafayette les espera una buena papeleta que resolver (muy bueno su enfrentamiento con Alcide), pero otros personajes como Jason, Andy, Terry tampoco parece que lo tendrán fácil. Y es que si True Blood brilla por algo es por sus secundarios de lujo que aportan ese tono cómico que tanto nos gusta en un pueblo en el que definitivamente es muy difícil aburrirse si te apellidas Stackhouse.


No hay comentarios: