28 agosto 2018

Los Increíbles 2 bien, gracias

Pues estas vacaciones, aparte de consumir mi peso en comida unas cuantas veces y mojarme el culo en el Cantábrico (cosa que requiere un cierto valor), me ha dado tiempo a ir al cine. En concreto, he ido a ver Los Increibles 2.

En resumen: Está bien.

Ya, ya sé que hoy en día o bien amas algo con todo tu corazoncito de nerd o lo odias con toda tu bilis. Hay partes que me han gustado y partes que no, es una buena forma de pasar un par de horas y punto. Que no toda experiencia tiene que cambiarte la vida, coñe.

Pero por una vez, vamos a fijarnos en un detallito de la película que me ha encantado. Aunque criticar sea divertido, esta decisión de la historia me ha parecido muy muy inteligente.

Por si no queda claro con el párrafo anterior, SPOILERS DE LOS INCREIBLES 2 (Logroñes 0)



Si ves el trailer de Los Increibles 2, el conflicto parece claro: Unos tipos quieren traer de vuelta a los superheroes a la legalidad, con una campaña publicitaria y quieren que su imagen sea Elastigirl. Y Mr Increible se queja de que cree que el lo haría mejor y se tiene que quedar al cuidado de los niños.

Lo que habría hecho una película aceptable: El ego de Mr Increible le hace pensar que merece más de lo que tiene y persigue la gloria, dejando de lado a su familia. Aprende de sus errores y se reune con ellos para una última batalla final. Una secuela de libro, en la que repetimos la misma peli que consiguió el éxito cambiando un poco el look pero manteniendo estructura e impacto emocional.

Y sin embargo, la película es mucho más inteligente. Toma tus expectativas y las cambia sutilmente, creando algo mucho más interesante en el proceso.

Los Increibles 1 ya trató el tema del ego de Mr. Increíble. Tuvo un gran y precioso arco y salió de la película un hombre diferente. Así que la película no va dos veces a la misma fuente con ese personaje. Sí, cuando se propone el plan de la nueva imagen de los héroes, Mr. Increíble... digamos que sugiere fuertemente ser él quien represente a los héroes. Lo que está bien porque un personaje es un ser humano y puede cometer errores. Mr. Increíble ha mejorado el tema de creerse el ombligo del mundo, sí, pero ser un poco la estrellita sigue siendo parte de su personalidad. Está bien que le den de vez en cuando arrebatos de diva.

Pero una vez metidos en harina, Mr. Increíble apoya totalmente a su mujer, acepta su nuevo rol como amo de casa y en ningún momento se entromete con la carrera de su cónyuge. De hecho, ni siquiera recupera su antiguo coche porque sabe que eso menoscabaría los esfuerzos de su esposa por lavar la imagen de los héroes. En su beneficio, pero sobre todo por sus hijos. Para que puedan elegir.

Así que tenemos montado el escenario de comedia típico de toda la vida: Papá antes trabajaba y era lo más de lo más pero ahora tiene que cuidar la casa y resulta que se le da fatal y caen platos al suelo y venga, risas enlatadas.

Y algo de eso hay, claro. Al principio, está perdido y solo. Las mates han cambiado, y Jak Jak echa fuego y Violeta le odia y no puede dormir. Pero Mr. Increible no es de los que tiran la toalla. Toda su vida se ha enfrentado a peligros increíbles y ha prevalecido solo con su voluntad. Estudia matemáticas y otras asignaturas para ayudar a su hijo. Acude a Edna en busca de ayuda, cuando antes pensaba que él solo podía con todo. Se abre a su hija. Lo hace bien.



Entonces ¿Cual es el conflicto personal? ¿Cual es el arco de este personaje?

Si pestañeas, te lo pierdes, pero aquí va. En una tierna escena en la que le pide perdón a su hija, se muestra totalmente vulnerable con ella y le dice, entre lágrimas, que siente haberle causado daño. Que el solo quería ser un buen padre. Pero que no es "super".

Y BLAM, todo encaja a la perfección. He aquí un hombre que era adorado por millones, que ha salvado a la humanidad son solo sus puños y su voluntad. Que jamás ha hecho nada que no sea extraordinario. Y ahora, que debe encargarse de un desafío diferente, de algo tan mundano que hace tanta gente, y solo lo hace... bien. Como el chaval que sacaba todo 10 en el instituto y de repente se encontraba con un 6 en naturales. Si Mr. Increíble es normal, entonces solo es... Bob Parr, gestor de seguros.

Esta no es una historia de un hombre que aprende a contener su ego. Es la historia de un hombre que aprende que no puede ser excepcional en todo, a aceptar sus limitaciones. Es coherente con la personalidad que ya conocemos de Bob pero no ignora los avances que hizo en la otra película. Y es humano.

Me fundió el corazón como si fuera mantequilla.

Así que sí, podría deciros las muchas razones por las que esta película se quedó como un simple "bien" para mi y los fallos que tiene. Pero no. Porque tanto Bob como Los Increíbles 2 al menos lo están intentando, aunque no lleguen a super. Y me parece bastante.

2 comentarios:

Chico Tocsico dijo...

o sea... HOLA?????????? y este comeback!!!?????

Sergio Mesa dijo...

Si esto no es una vuelta a la trinchera como dios manda lo que estáis haciendo es pura crueldad... jugar así con mi corazoncito no es de buena gente...