24 septiembre 2014

La ciudad (de Gotham) no es para ti


Se siente. Si has llegado a este blog porque lo conocías de antes, no eres el target de la serie "Gotham." Que ya, que ya sé que parece que hoy en día los Frikis like you se van a comer el mundo, todas las pelis las hacen pensando en ti y todo gira alrededor de nuestros ombligos, pero no. Esta serie está pensada para atraer a los nuevos fans de los superhéroes, traídos al redil por las películas y que son muchísimos más numerosos que los Nerds de toda la vida. Es lo que hay.

Así que Gotham no es la Gotham de los comics. Esa mítica ciudad llena de callejones estrechos que no llevan a ninguna parte para poder atracar a gusto. Esa ciudad que si no llueve es que diluvia. Esa urbe que no tienen dinero para una policía de presupuesto irrisorio, pero llenica de estatuas de 20 metros. Que manda huevos. Aquí dirán que hay cultura del pelotazo, pero el que reparte los contratos de obra en Gotham tiene que estar forrado de narices. Si no, no se explica.

Nop, Gotham es la Gotham de Nolan. Que sí, que sigue siendo un sitio con mucho crimen y eso, pero es basicamente una ciudad. Cosa que, perdonenme los fans de la mitología murciélaga, pero parece bastante más razonable. ¿Habéis VISTO como es Gotham en los comics? ¿Por qué iba NADIE a vivir allí? Cuando cambias de medio, cambias de reglas, y la suspensión de la incredulidad es mucho menor en una serie que en un comic. Sin ir más lejos, en "Sin City" copian plano por plano el comic y a veces da un poco de risa. ¿Os acordáis cuando la hermana de glory atropellaba a Marv tres veces, y parecía la pelotica de un pinball? Era como los Looney Tunes en blanco y negro. Risas every time.

Esta "limpieza realista" choca un poco con el inicio de la serie. Durante los primeros minutos, seguimos a una Selina Kyle, de niña, que es verla y aplaudir el casting. Tiene esos movimientos ágiles y sin esfuerzo que caracterizan a Catwoman y el aspecto perfecto para el papel. La seguimos mientras roba, corre, huye... y luego llega el asesinato de los Wayne y te llevas un chasco.

¿Tengo que decir Spoiler porque maten a Martha y Thomas Wayne? ¿En serio?
Venga, va, Spoiler.

Es durante el asesinato de los padres de Bruce cuando te das cuenta del gran problema al que debe enfrentarse esta serie: Por una parte, tiene que ser fiel al mito, para que los fans no se les echen al cuello. Por otro, tiene que atraer a gente que busca una coherencia que nosotros, en ciertas partes del legado de Batman, directamente ignoramos.

Así que tienes una pareja en la que ella lleva abrigo de visón y perlas de los años 40 girando por una calle de una ciudad moderna. Y el niño vestido como si fuese a hacer la comunión hace 20 años. Y el padre recien sacado de Mad Men. Y no pega. Y menos al lado de un atracador del siglo 21. Pero claro, tienes que tener el puto collar de perlas y el niño de marinerito y el padre publicista de los 70 porque son imágenes icónicas de los comics, reproducidas una y mil veces. Se te llena el twitter de indignados perroflautas. Así que haces lo que puedes.

¿Es una mala serie? En absoluto. De hecho me gustó bastante, pero hay que saber a lo que vas. A disfrutar de los guiños sin intentar encajarlo en la mitología que ya conoces, porque te vas a encontrar con fallos y te vas a enfadar tu solito. Con el acertijo, por ejemplo. Resulta que Edward Nygma es forense en el G.P.D. Y suelta acertijos de los resultados de las pruebas. Y es un personaje gracioso, y tiene una cierta aura de "me faltan tres pelos de la barba para empezar a matar hasta el apuntador." Y mola. Pero por otra parte, tu vocecita de fan te dice que Nygma no ha trabajado para la policía en su puta vida, y que para un cameo de 10 segundos se lo podían haber ahorrado. ¿Y el detective Allen no se supone que llegaba de Metrópolis cuando Batman ya estaba talludito?

Y cameos hay durante el piloto. A tutiplen. Algunos de los cuales no tienen sentido. Si alguien me explica que aporta al episodio Hiedra Venenosa, que no sea jugar a "donde está Wally" con todos los villanos de Batman, le pongo un piso en Torrevieja.


Entonces, con todos estos problemas ¿Por qué digo que no es una mala serie? Porque todas las cosas que a nosotros los frikis nos molestan, no quitan de que Gotham sea una serie de polis decente. Que es lo que quiere ser: Una serie de polis con cameos de malos de Batman. Y ya. Jim Gordon y Bullock cazando a los malos en una ciudad en el que toda la policía está en el bolsillo de la mafia, No importa cuantas veces hayas visto la historia del poli idealista que acaba llevando a su compañero corrupto por el buen camino, sigue funcionando si se hace bien. Y lo hacen bien.


Porque Ben McKenzie y Donal Logue tienen química. Llevan sus papeles de clichés con patas con soltura y buen hacer. Y funciona. Incluso cuando la escena que tienen que llevar a cabo está más vista que el tebeo, te quedas a verlos. Pongamos la escena final del "ajusticiamiento" de Cobblepot. Cuando uno esperaría una actuación plana y el diálogo no ayuda, los actores hacen que la escena lleve la tensión que debería. Está claro que Bullock no quiere matar a Gordon, e incluso te quedas con la duda de si lo haría o no (aunque el diálogo está claramente pensando para no dejar dudas). Y Gordon realmente se ve dividido, asustado. No es un héroe de opereta frío como el hielo, sino una persona con principios en una situación difícil. Así que aunque ves venir lo que va a pasar a años luz, sigue teniendo tu atención.



Y Cobblepot... Oh, mi querido Pingüino. Si Catwoman (¿Catgirl?) tenía el aspecto perfecto, todo tú lo eres. Imagen, actuación, personalidad, actitud... Robin Lord Taylor es el Pingüino. En ninguna otra interpretación se ha mezclado el sadismo, la cobardía y el autodesprecio que conforman la psique de uno de los villanos más característicos de Batman tan jodidamente bien. Simplemente perfecto.

También a destacar la nueva por el barrio, Fish, la antagonista de esta nueva serie. Me gusta, tiene gancho. Hay algo adorable en una mujer que después de partirle la cara a alguien con un bate se recoloca la peluca con tanto estilo. Un personaje fuera del canon era necesario para poder contar un poco sus propias historias, y Jada Pinkett Smith se mueve por Gotham como pez en el agua, con una ambigüedad moral necesaria si vas a montar Gotham Central para las masas.

Pero... ¿En vez de esto no podrían haber montado un Gotham Central de verdad, en el que Batman solo fuese un personaje secundario que se viese en las sombras y...?


¡Que no, joder! ¡Que esto no va de ti! A mi también me habría encantado una versión de TV de Gotham Central. Pero tú le cuentas el argumento a un muggle y te mira como si le hubieses dicho que llevas 4 años con tu campaña de rol. "¿Una serie de Batman... sin Batman? ¿Qué interés tiene?"

Gotham tiene aciertos y fallos. Está fuera de canon, como lo estuvo Smallville en su día. Y además por el mismo motivo. Si fuese parte del pasado de Gordon, cada vez que fuese a Arkham tendría que saludar a todos sus conocidos.
"Eh, Gordon, ¿tú no mataste a mi padre cuando tenía 8 años?" "Eh, ¿te acuerdas cuando trabajábamos juntos en el G.P.D.? ¿Un enigmita por los viejos tiempos?" "¡Gordon! no te reconocía con el bigote. Cuando me disparaste hace años junto a la oreja me reventaste el tímpano, cabrón."

Pero está bien interpretada, algunos de los personajes están correctamente caracterizados, y las escenas de acción muy bien dirigidas y coreografiadas. Con menos elementos positivos la gente sigue viendo Elementary... 

Cada cual haga lo que quiera, pero yo creo que aun me daré algún paseo más por las calles de Gotham.

PD: Se me olvidaba. El niño que hace de Bruce Wayne es ostiable. Pero los niños en las series suelen serlo, así que chinpún.

No hay comentarios: