22 febrero 2014

El escándalo de la Antorcha Humana (o "sois una banda lloricas")

Hace unos días saltaba a la palestra esta noticia, con el nuevo plantel de actores que interpretarán a los 4 Fantásticos en el nuevo reboot de la saga. Y con ella, ¡el escándalo!


¡¡¡Johnny Storm es NEGRO!!!
TANTAN TAAAAAAAAAAAAAAAN

Y todo Internet saltó a las redes sociales a proclamar su indignación, ante la falta de respeto al canon de la primera familia de Marvel. Antorchas en mano, buscando acabar con el monstruo aún por despertar. "¡Qué escándalo!" decían. "Esta será la peor película de la historia," clamaban.

Personalmente, me preocupa bastante más que hayan escogido al príncipe Carlos para interpretar a la Cosa, la verdad.

Con cierta curiosidad sobre el por qué de tan violenta respuesta, indagué un poco por Twitter. A mi manera:

Y manteniendo un par de conversaciones breves pero interesantes al respecto, creo que he encontrado algunos de los motivos por los que la gente se ha opuesto tanto a esto:

Es que en el comic no era así: Ya. ¿Y? Cuando uno adapta una obra a otro medio, es necesario... ¿cómo decirlo?... adaptarla a otro medio. No es que en el mundo del comic, precisamente, respeten mucho su propio legado (¿Ya nos hemos olvidado de New 52? ¿De los 40 Capitanes América creados ex profeso para cubrir huecazos en la continuidad? ¿Catwoman, quién te ha visto y quien te ve?). Pero analicemos  la que considero mejor adaptación de un libro a una película: La trilogía del Señor de los Anillos.

El Señor de los Anillos es fiel hasta el tuétano al espíritu e intenciones del libro. Una obra maestra en tres movimientos que me encanta, y si es en versión extendida, mejor. Eso no quita que la hayan modificado, y mucho, para hacer la adaptación. Todo el pastelazo de Arwen, por ejemplo, se lo sacan casi de la manga. La batalla de Helm en el libro dura dos páginas, y en la película es un asedio en toda regla. Pero la adaptación que más me ha gustado es justamente al final. No sé si avisar de Spoilers. Si no has visto el Señor de los Anillos... ¿Como has llegado aquí? ¿Te has perdido, pequeñín?

Uno de los cambios más profundos pero que funciona muchísimo mejor que en el libro es cuando, tras toda la ardua búsqueda, Frodo consigue llevar el anillo al monte del destino... y fracasa. El anillo le posee, es suyo y no piensa destruirlo. Y, al igual que en el libro, Gollum le arranca el dedo de un mordisco y se lo arrebata.

En el libro, Gollum se pone a bailar de alegría al tener al fin su tesoro... y se cae. Solito. Como en una comedia cutre en la que el tonto del grupo está cerca de una piscina.

En la película, en cambio, Frodo monta en cólera y, sin dedo ni nada, lucha con Gollum por el anillo haciendo que caiga. Un cambio en tono, ejecución y motivación de los personajes pero que tiene muchísimo más sentido. Un cambio a mejor.

No importa el cambio, importa la ejecución del mismo.

Solo lo hacen por corrección política: Ya ¿Y? Los cambios por corrección política nos trajeron a Idris Elba como Heimdall y a Samuel freaking Jackson como Nick Furia. Puta madre, oiga. Y aunque hubiese un precedente de Furia negro por Ultimates, ese cambio también se hizo por corrección política, así que al mismo saco, paco.

No importa el motivo del cambio, importa la ejecución del mismo.

Esto solo perpetúa la imagen de los afroamericanos como chulos y prepotentes: Esteeeee... ¿qué? No, hija, no, esa era "Hora punta" con Jackie Chan.

Andaba una vez dando vueltas por la red, y acabé viendo un video de Anita Sarkesian. Sí, la que dice que los videojuegos son machistas...



No entiendo por qué. El caso es que tenía un video sobre la serie "Caprica" en la que hablaba sobre el personaje Sam Adama. Sam era un hombre gay, con vínculos muy fuertes a su familia y leal con su hermano. Quería mucho a su sobrino y a su madre, tenía algunos problemas de pareja, y nos mostraba un futuro mucho más tolerante que el actual. "Cuando éramos críos, tu padre y yo ligábamos por todo el barrio. él se quedaba las chicas, y yo los chicos," le cuenta a su sobrino de 8 años en una escena, con una naturalidad que espero consigamos en nuestra sociedad algún día.

Y era un asesino.

Sam era un miembro del crimen organizado, ejecutando a sus enemigos con dos cuchillos, de cerca. Y con una extrema crueldad. Anita se indignaba. "¿Por qué me dan un personaje tan atrayente, para que luego sea un monstruo?" se preguntaba.

Sam Adama era mi personaje favorito de toda la serie. Sin comparación. Era el más duro, el que más molaba, y un auténtico psicópata. Y me encantaba. Precisamente porque tenía que hacer malabares con el amor a su familia y el deber a su trabajo. Porque le encantaba hacer daño, pero también amaba con pasión. Porque era humano.

¿Cuantas veces hemos visto el personaje minoritario (gay/negro/asiatico/chica) que resulta que es perfecto? Al intentar no dar una mala imagen de una minoría acabamos con personajes sin defectos, blandurrios y aburridos. Son precisamente los defectos los que nos atraen de un personaje, los que le dan un arco que completar, los que les hacen esforzarse por superarse.

Si Johnny deja de ser un cabezota impulsivo por el cambio de actor... ¿Qué gracia tendría?

¡Es que entonces no son hermanos!: Ah, la familia... Hablemos de una familia. Dejadme presentaros a una familia unida, que se quieren muchísimo, que se conocen unos a otros con la intimidad que solo un núcleo familiar bien definido puede conocerse. Y aunque a veces tengan sus más y sus menos, cada miembro de la misma se apoya incondicionalmente y al final de cada episodio, resuelven sus conflictos saliendo aun más fortalecidos.


Venga, decidme que no son familia. ¡Vamos, cobardicas! Que existan o no lazos sanguineos no tiene porque hacer a un miembro de la familia menos en esta. No tiene ninguna importancia, lo importante es la dinámica de la familia en sí.

De hecho, bien enfocado podría incluso funcionar mejor. En los comics, Johnny es un impulsivo atolondrado porque... no sé, ¿por que es rubio? ¿un golpe en la cabeza de pequeño? Pero analicemos la nueva situación: Eres un niño claramente adoptado en una familia en la que tu hermana mayor es un genio intelectual. Y te preocupa que tus padres la quieran más que a ti, porque saca mejores notas. Porque es blanca. Porque es su hija. Así que intentas llamar su atención, pero al ser un niño, no sabes como hacerlo. Te emperretas, corres riesgos, haces lo que sabes que no debes hacer. Porque cada vez que lo haces, tus compañeros te miran con admiración. Porque cada vez que te caes, tu padre te recoge, se concentra en ti. Aunque solo sea para abroncarte.

Podría funcionar...


Bueno, y ahora que hemos disipado todos esos miedos ¿Cómo creo que será esta película?



Pero enorme, oye. No porque la Antorcha Humana se haya churruscado, no. Pero es una peli de los Cuatro Fantásticos. Hacer una película buena de los 4F es jodido. Incluso los comics de los 4F suelen ser reguleros, y es su medio original. Al puto Walter Simonson le costaba hacer historias buenas de los 4. A Walter-puto-amo-Simonson. Al tío que hizo que Thor molara (que la mayoría no os acordaréis, pero antes de Simonson, Thor molaba 0 y ni hablaba raro ni nada). Es complicado molar menos que los 4F. Superman y poco más...

Las historias de los 4F buenas son las que incluyen 2 elementos básicos:

  1. somos familia, y juntos podemos con todo.
  2. somos los superhéroes más experimentados que hay, nos hemos enfrentado a todo 6 veces y usamos nuestros poderes de formas originales.
En la película pueden mostrar el rollo familia. Claro. Pero la gran experiencia y capacidad de enfrentarse a todo que transmitían los grandes (Waid, Byrne...), al ser una película de orígenes, no. Y es parte del regusto adquirido del grupo. Sin eso nos queda... Un piloto de No Ordinary Family.

Así que ya sabéis niños, detestad la nueva película de los 4F... pero por las razones adecuadas.

2 comentarios:

Chico Tocsico dijo...

Puedo estar más o menos de auerdo contigo... pero el artículo está genialmente escrito, argumentado... y tiene el meme del mojón que es lo más! XD
Felicidades.
Ya discutiremos esto con unas cañas de por medio!

Fenix dijo...

El problema es que todos estos cambios son absolutamente innecesarios para una renovacion de la franquicia.
Nunca entendi que cambiaran a Kingpin y pusieran a ese fabuloso actor de color, AUNQUE lo perdone porque encajaba con el perfil fisico y NO afectaba en nada a la historia, per se.
Tampoco entendi que Nick Furia fuera de color habiendo muchisimas personas que pudieran encarnar perfectamente el papel, pero como la version Ultimate es de color... pude comprender la "adaptacion", y claro, Samuel L. Jackson es un actorazo que lo hizo de cine.

Pero hacer a Johny Storm de color no tiene sentido, añade una complicacion a la relacion entre hermanos, con su consiguiente explicacion o peor aun, el interrogante que rodara por la pelicula si no lo explican de alguna forma.

Me encanta tu argumentacion, pero no la comparto.
Este cambio en concreto si que modifica el concepto basico de la familia Storm y nos vende un peliculon añadido a la propia pelicula.