20 octubre 2012

American Horror Story Asylum: Welcome to Briarcliff


Esta entrada está libre de SPOILERS.

Ryan Murphy ha vuelto a dar en el clavo con la segunda temporada de American Horror Story, subtitulada Asylum por situarse la acción en una institución mental en pleno 1964. 
Mucha gente se quedó descontenta con el cierre de la primera temporada, que daba por terminada no solo la historia de la familia Harmon sino de la propia trama, con un cierre que muchos tacharon de almibarado después de todo lo mal que lo pasamos con los Harmon y Constance Langdon, su vecina. 

Esta vez la cosa no va de fantasmas, apariciones o espíritus que tienen cuentas pendientes con el mundo de los vivos sino de un miedo mucho más primario, mucho más palpable, mucho más cercano; por lo tanto mucho más terrorífico.

Los habitantes de Briarcliff son los protagonistas de esta temporada en la que de la parte de los 'sanadores' nos encontramos a la Hermana Jude (una vez más, las palabras se quedan cortas para explicar el papelón de Jessica Lange, que consigue desde el minuto uno que nos olvidemos de la loca sureña Constance) que dirige el establecimiento con mano dura a pesar de que ella podría ser una de sus pacientes y el Dr. Arden, al que le encanta realizar experimentos con quienes dicen no estar locos a pesar de estar confinados en el asilo. La llorona Hermana Mary y el Dr. Thredson (interpretados por Lily Rabe y Zachary Quinto, que repiten) también darán mucho juego en episodios venideros.

¿Y los pacientes? Pues hay un poco de todo como en botica con mención especial a los freaks que tanto le gustan a Ryan Murphy (deformes, con minusvalías físicas y/o mentales, etc...) pero destacaremos a unos pocos vistos en este primer episodio: 

-Lana Walters, una reportera lesbiana demasiado entrometida que terminará pagando caro el querer investigar sobre lo que ocurre en Briarcliff.

-Kit Walker, apodado BloodyFace, porque dicen de él que es un asesino que utiliza la piel de sus víctimas para hacerse una máscara. Sin embargo, él se considera inocente y dice que le han abducido los extraterrestres. 

-Grace, una paciente que también dice no estar loca. Ya veremos...

-Shelley, interpretada por Chlöé Sévigny, una de nuestras musas, parece tener cierta tendencia a la ninfomanía. 

También hay que destacar el papel de Joseph Fiennes como  Monsignor Timothy Howard, que parece despertar los instintos más bajos de la Hermana Jude.

A Ryan Murphy le gusta experimentar con el tiempo en esta serie, como demostró en la temporada pasada con los distintos flashbacks que aportaban más datos sobre los fantasmas de la casa. Aquí lo vuelve a hacer con una pareja de recién casados que visita el abandonado asilo para hacerse una sesión de fotos (y echar un polvete, que Murphy sabe como sacarle partido a sus chulos, en este caso a Adam Levine de Maroon 5) y no tendrán un final feliz ni parece que vayan a comer muchas perdices.

¿Qué os parecido el inicio de temporada? 

No hay comentarios: