07 septiembre 2008

SALÓN DE LECTURA: TEEN TITANS YEAR ONE.

Después de los macroposts dedicados a los muties y su Divided We Stand, para esta semana le damos un giro al asunto, que hay que probar un poco de todo, y le echamos el ojo a una mini de la DC, Teen Titans Year One.

Los Teen nacieron como grupo al reunirse en una sola colección algunos de los side-kicks de las mayores estrellas de la compañía en ese momento.
Si "continuidad" es lo que ha caracterizado a la Marvel durante sus casi cincuenta años de historia (contando desde el número uno de Fantastic Four de 1961), la palabra que definiría a DC sería "legado". Vale que juntar "continuidad" con Marvel a día de hoy suena un poco como a pitorreo, pero te juro que hubo una vez en la que esto no era así. Lo sé, yo lo vi.
Como decía, DC siempre se ha preocupado muy mucho del relevo generacional de sus personajes. Bruce Wayne siempre será Batman (Morrison mediante), pero sus pupilos siempre gozaron del protagonismo que merecían. Tanto Robin (en sus múltiples encarnaciones) como Nightwing se han ganado su rinconcito bajo los focos, así como otros comparsas del héroe protagonista como Speedy que hoy usa el nick de Arsenal y ha sido elegido para formar parte de la Justice League en detrimento de su predecesor Green Arrow. O incluso los hay que directamente han ocupado el puesto dejado por sus tutores, tal es el caso de Kid Flash antes de pasar del "Kid" y quedarse con el "Flash" a secas.



El exitazo no acompañaría a los Titans hasta como quince años después, con la remodelación del equipo a manos de Wolfman y Pérez, pero hoy no hablaremos de eso (¿post para otro día?). Hoy nos centramos en la primera generación de Titanes, la compuesta por Robin, Aqualad, Wonder Girl, Kid Flash y Speedy, y en la actualización que han hecho desde la Distinguida Competencia (siempre he odiado este apodo, si eres lector de DC los otros son "la competencia". Distinguida o no).
Cabe destacar que esta remodelación no es un "vamos a contar lo mismo again", sino más bien sería como la Ultimatización de una serie de la que ya nadie se acuerda. Para ello no han dudado en cambiar algunas cosillas para no complicarse la vida. Cosas como la primera alineación de estos Titanes, que en su primera aparición como grupo sólo la formaban Robyn, Aqualad y Kid Flash y no fue hasta su segundo número que apareció Wonder Girl y el cuarto en el que llegó para quedarse (y no mucho) Speedy. Pero a quién le importa eso ya.

Hubo un tiempo en el que los "Year One" servían para resumir en poco espacio lo que sería el primer año del héroe en cuestión (el más famoso sigue siendo el Batman Year One de Miller y Mazzuchelli, claro), pero esa forma de hacer las cosas ha ido cambiando hasta lo que nos encontramos aquí: aventuras aisladas ubicadas en el pasado, en el primer año de recorrido de los personajes, si quieres.

¿Por qué continuar esta sección con esta mini de seis numericos y no con otra? Porque es fácil de leer, porque no tienes que saber nada de los personajes para poder disfrutarla, porque es una trama sencilla, porque el guión entra muy fácilmente, porque el dibujo es una ricura cartoon style y el color una puta obra maestra, porque el tono es agradable de leer y porque Agualad está para achucharlo de lo mono que es. Porque de vez en cuando se agradece un cómic buenrollista, claro que sí.


6 comentarios:

Sota dijo...

Comentario friki-pedante porque yo lo valgo:

Cuando Wonder Girl se unió a los Titanes NO era el sidekick de Wonder Woman. Era Wonder Woman. De jovencita. También había una Wonder Tot que era Wonder Woman de bebé.

Lo que pasa es que eran los locos sesenta y el LSD hacía estragos, y los guionistas empezaron a hacer aventuras en las que WW viajaba a su propio pasado y tenía aventuras consigo misma de chinorri y de churumbela, acompañada(s) de Hipólita. Y la gente tragaba y los compraba (y seguro que Claremont era fan, porque si no no se explican sus días del futuro pasado condicional presente de subjuntivo).

Y el caso es que cuando empezaron a juntar sidekiks para hacer los Titanes, el guionista vió que había una Wonder Girl y se creyó que era la sidekik de Wonder Woman, y como el editor de turno debía estar hasta las cejas de substancias altamente ilegales, pues coló. Y apareció un personaje de la nada, sin origen ni perrico que le ladrase. Que telica lo que costó después arreglar el desaguisado, que me parece que en ranking de personajes con diferentes pasados a cual más absurdo sólo la supera Power Girl.

Ea, ya me he quedado a gusto.

(Achuchable ese Aqualad? Pero si parece un zombi!)

gárgamel dijo...

Coincido, Aqualad parece talmente un pescao muerto de los que aparecen en la orilla de la playa

Fido dijo...

SOTA, tierna historia la que nos cuentas. Como sé que casi lo viviste... pues que quién soy yo para discutirte, claro. El guionero de esta mini debe saber tan poco como yo, que la porbre Güonder Guel se pasa un rato largo buscando a Diana (¿o Diana es ella misma? Ains).

GARGAS, para saber por qué Aualad es tan achuchable tienes que leerte la mini. El mejor personaje. De lejos.

Sota dijo...

No, Fido, si al final la tuvieron que meter en continuidad. Y no te pongas tan estupendo, que tenemos la misma edad, putarraca.

Nils dijo...

Me he bajado las aventuras de estos adolescentes y lo que llevo leído me está gustando bastante.

Fido dijo...

Son historias sencillitas. Pero ya va bien, que no todo van a ser Masacres, Complejos y Mesías.