26 septiembre 2007

MAMÁ, QUIERO SER SUPERHÉROE

Existe un tópico en el mundo del cómic pijamero en el que el héroe descubre sus poderes a la vez que le empiezan a salir pelos en ciertas partes. Peter Parker o los Hombres X, por ejemplo, eran apenas adolescentes cuando comenzaron sus aventuras. Es una situación que da mucho juego, ya que el protagonista debe superar el trauma de ser adolescente con el hecho de salvar al mundo una o dos veces por semana. Pero, ¿Qué pasa cuando se hacen mayores? Pues que las editoriales se sacan de la manga nuevos supers adolescentes, para que los lectores que consumen Clearasil
tengan su representación en el noveno arte.

Los Nuevos Mutantes fue la solución que propuso Chris Claremont cuando se dió cuenta de que Uncanny X Men había adquirido un tono más adulto. Si algo caracterizaba a los llamados Bebés X era lo terriblemente ingenuos y poco transgresores que eran sus protagonistas. Aun así, es una serie que se recuerda con mucho cariño, llena de buenas historias y con unos personajes con mucho carisma. Eso sí, no hubiera venido mal un poco más de picardía y petardeo... que eran los 80, hostia!!


"¿Dónde coño váis? Ya os he dicho que no soy el fantasma de Kojac!!"

Todo lo contrario ocurría en Generación X. Esta serie noventera fue bastante rompedora, no sólo por la estética más que peculiar que el por aquel entonces desconocido Chris Bachallo dotó a sus páginas; además, hay que reconocerle a Lobdell que en esta serie se manejó bastante bien. Primero, creando unos personajes con poderes originales ( Cámara y Penitencia eran bastante desconcertantes) e interesantes (Monet for ever!). Además, fue el primero en descubrir el potencial que la Reina Blanca (nuestra diva de papel favorita) tendría en las filas de la Familia X. Los estudiantes de Generación X eran descarados, rebeldes y mantenían una rifi- rafe muy peculiar con un profesorado que estaba muy ocupado discutiendo entre sí. De hecho, tras la marcha de Lobdell, la serie fue cuesta abajo y ni siquiera Warren Ellis supo sacarla del
pozo oscuro en el que había caído.

"No sé, pero tengo la impresión de que nos están vigilando"

No obstante, en los últimos años, los teenagers con poderes vienen dando más caña que nunca. Por ejemplo, el grupo cuya cabecera ha cambiado más de título que Prince de nombre artístico: Los (nuevos) Nuevos Mutantes/ Academia X/ New X Men. En esta serie, podemos seguir a los estudiantes del Instituto Xavier. La serie, en sus inicios, seguía la estela de su homónima, presentándonos historias edulcoradas, aunque muy bien construidas. En esta ocasión, se sacrificó el espíritu aventurero y superheroíco en favor de la relación interpersonal. Aquí volvemos a hablar de lo sosos que son los protas en esta materia. Porque, siendo realistas... si yo estudiara en un internado donde la mayoría de mis compañeros están buenísimos y
visten con ropa ajustada... pues chico, ya me encargaría yo de que hubiera más movimiento en los dormitorios por la noche, ¿no? En cualquier caso, Defilipps y Weir hacen un buen trabajo, presentando personajes con carácter propio... y, gracias a Dior, están los Infernales para dar un poco de caña. El reciente cambio de guionistas (Craig Kyle y Chris Yost) ha supuesto un cambio en el tono de la serie y parece que vamos a ver algo más de acción, algo que no viene nada mal.

"Me tenéis hasta el coño. Ya os he dicho que no me llamo Rei Ayanami y no sé lo que es un Evangelion!!!!"

Los Jóvenes Vengadores son la respuesta Marvel al sidekick (o joven ayudante que asiste al superhéroe) que tanto prolifera en la Distinguida Competencia. Podría decirse que los Jóvenes Vengadores es a Marvel lo que los Jóvenes Titanes a DC, aunque las diferencias son más que evidentes. Dejando de lado que los Jóvenes Vengadores no son originalmente ayudantes de los héroes que tratan de emular, la actitud de éstos es totalmente distinta a la de Robin y compañía. Mientras que los Jóvenes Titanes sienten una admiración casi sumisa hacia sus protectores y éstos aprueban sus actividades, en Marvel no ocurre lo mismo. De hecho, los
Jóvenes Vengadores tienen un origen al margen del grupo original y pretenden hacerse un hueco en la farándula superheroíca, aunque tengan que luchar contra el Capitán América y su pandilla. Allan Heinberg, su guionista, dota a la serie de unos diálogos frescos y unos argumentos nada previsibles. Además, incluye a dos gays en plantilla, y eso siempre nos vuelve loc@s...

"Oye, ¿yo no te conozco del bakala?"

Y finalizamos el repaso a los superhéroes con acné con uno de los mejores cómics de los últimos años. Runaways nace con una premisa totalmente distinta a series anteriores, ya que, en un principio, estos fugitivos no pretenden jugar a los supers, sino que se ven forzados a huir de casa al descubrir que sus padres forman parte de una secta de supervillanos. Particularmente, esta serie me recuerda mucho a los Power Pack, dada la extrema juventud de algunos de sus miembros (con perdón), aunque los Runaways visten mucho mejor, dóndevaparar... Un guión inteligente, un dibujo bastante claro y bonito y unos giros
argumentales descomunales han convertido esta serie en la revelación de la temporada... y parece que Joss Whedon se ha fijado en ella, así que la cosa promete.

En definitiva, la nueva generación de superhéroes no hace botellón ni son promiscuos... sin embargo, nos parecen cercanos y seguimos sus aventuras mes a mes. Algo deben tener, ¿no?

14 comentarios:

Tony Tornado dijo...

A mí el de verde me suena del bear.com, no te digo más...

Peibols dijo...

Nono, el de rojo sí que tiene perfil en Bakala.

El que tiene perfil en bear.com es McCoy.
Y le van jovencitos.
Como Pico.

Creeis que los heteros tendrán fantasías sexuales múltiples (y necrológicas) con los Cucos de Stepford??

Sota dijo...

Si algo caracterizaba a los llamados Bebés X era lo terriblemente ingenuos y poco transgresores que eran sus protagonistas

Hombreeeee... Dani Moonstar le puso las peras al cuarto en su primera aparición al propio profesor X. Y unas cuantas veces más en lo que vino después. Aparte, desde que cayó en manos de Sienkiewicthñldjfnmnsdfhkhgglk (que tenía un nombre tan complicado como su manera de dibujar), bastan transgesora era la colección dede el punto de vista estético como para serlo también en los guiones!

(Peibols, necrófilas, no necrológicas)

Peibols dijo...

Ups!
Soy tan guapa que hay palabras que no me sé.

Sr_Skyzos dijo...

De los ingenuos salió una bollera asiática.

Y no digo ná y te lo digo tó sobre los poderes multiformes de Hulkling y lo bien que se lo tiene que pasar Asgardian en la cama...

Tony Tornado dijo...

a Claremont le pone el rollo bollo...

¿Quién me comentó que se tiraba a tías vestidas de Tormenta?

Nuzé...

Proudstar dijo...

Sota, tienes razón. Quizá la que tenía la personalidad más acentuada era Dani, pero en términos generales, el grupo era bastante paradillo: Sam era bastante sosete. Karma, traumatizada por su pasado. Rahne... muy loba sólo en apariencia. Roberto... bueno, Roberto también tenía su carácter.

Eso no quiere decir que la serie no fuera buena, ni que los personajes no me gustaran. Evidentemente, eran otros tiempos....

Sr_Skyzos dijo...

Tony, no me extrañaría nada de nada...

Sota dijo...

Yo te lo comenté, yo...

Y no era exactamente así. Era que pagaba a tías para que se disfrazaran de Tormenta y le introdujeran por vía rectal el puño.

(que asco me doy a mi mismo cuando me pongo tan fisno)

Proudstar dijo...

Dios Sota, has sido tan gráfico que tendré pesadillas con esa imagen toda la noche....

Soliloco dijo...

Lo que ha dicho el Sota

Sota dijo...

Que te doy asco cuando me pongo tan fisno?

Oiga, qué son estas confianzas!

Sota dijo...

Que te doy asco cuando me pongo tan fisno?

Oiga, qué son estas confianzas!

Proudstar dijo...

Hey! Quién ha dicho nada de "asco"?

No tengo el gusto de tener confianza contigo, Sota, pero tiempo al tiempo :P